Receta de las Maravillas de la Tía Eugenia

¿Quién no recuerda un plato de algún antepasado con el que se le hacía la boca agua? ¿Quién no ha probado cientos de veces a hacerlo pero sin conseguir el resultado deseado?Seguramente en todas las familias existan miles de ejemplos, que tendremos anotados con todo lujo de detalles, pero que nunca conseguiremos que nos sepan igual. Muchas veces por una cuestión de como la memoria idealiza esas creaciones y, otras veces, porque las materias primas o las formas de elaboración se han modificado con el paso de los años.

Por eso, aprovechamos esta entrada para indagar un poco más en el linaje de los Méndez-Núñez como ejemplo destacado de la aristocracia gallega de los últimos siglos, y recuperamos una receta que ocupa una de las primeras páginas de los recetarios…por algo será!

Para empezar, tendremos que comentar que la Tía Eugenia, en realidad, no es tía de Concha y María Mendoza Babiano, sino que es su prima. Lo deducimos porque el Almirante Casto Secundino Méndez-Núñez tuvo varios sobrinos, entre ellos a Carmen Babiano Méndez-Núñez (hija de Clara Méndez-Núñez y José Babiano Rodríguez, y madre de las Hermanas Mendoza) y a Jenaro Méndez-Núñez y Velázquez.

El susodicho Jenaro se casó en Vigo en el año 1904 con Rosalía Martínez Arnaud, con quién engendró a Jenaro Méndez-Núñez y Martínez, a Rosalía Méndez-Núñez (IV Marquesa de Méndez Núñez), a Julia Méndez-Núñez Martínez-Arnaud y a la mentada Eugenia Méndez-Núñez Martínez-Arnaud, casada con el militar Luciano Lozano Rose.

Aprovechando que nos subimos a las ramas del árbol genealógico de la Familia Méndez Núñez, queremos presentar el proyecto de dos amigos titulado  Morriña de Cuba: Proyecto Palmera, donde Jorge Barrecheguren y Yasmín Santos documentan la memoria histórica y estética de la Palmera Canaria en Galicia, afectada por la plaga del escarabajo Picudo Rojo. En su inventario, recorren y fotografían los Jardines Méndez-Núñez dedicado al marino, donde existen varios ejemplares de palmeras de este tipo, como podemos ver en la foto elaborada por ellos.

-Maravillas de la tia Eugenia-
Primer día. Poner en un plato tres libras de harina y en un agujero abierto en su centro, cascar doce huevos. Añadir un pico de sal, muy poco de manteca, una cucharada de aguardiente y corteza de naranja raspada. Amasarlo todo hasta que la masa esté muy compacta y añadir seiscientos gramos de azúcar.
Segundo día. Recortar la pasta en trozos, extenderla en seguida tan delgada como sea posible con un rodillo y cortar en cada trozo varias tiras, a alguna distancia del borde. Trenzar replegar o enrollar en corona y freír las maravillas una por una en grasa muy caliente. Las cantidades indicadas se calculan para dieciséis maravillas. Estas se conservan mucho tiempo.

dsc_0090-12Foto de Proyecto Palmera

 

 

 

 

Fuente: Xenealoxía Galega

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s